Viajar a Polonia

Hay varias cosas que debes saber antes de viajar a Polonia; te invito a visitar la entrada “10 motivos para viajar a Polonia” que encontrarás en la sección de viajes. Allí podrás comprobar que Polonia es un país muy atractivo y relativamente barato por el que es muy fácil moverse y donde no tendrás problemas para alojarte, comer o relacionarte con la gente; a pesar del impronunciable idioma polaco, muchísima gente habla inglés o lo entiende.

 

BRICONSEJO: conviene aprender unas palabras básicas en polaco, pues los locales agradecen mucho el esfuerzo por intentar hablar su idioma. Hola es “czesc” (se pronuncia algo así como “chesz”), adiós es “do widzenia” (se pronuncia “dovidsenia”) y gracias es “Dziekuje” (se dice “siecullé”).

 

Viajar a Polonia no tiene que resultar caro si es desde dentro de la Unión Europea; casi desde cualquier país se puede conseguir un billete de avión a Cracovia o Varsovia (donde se encuentran los dos principales aeropuertos del país) por mucho menos de 100€ e incluso muchas compañías de bajo coste lanzan ofertas en determinadas fechas por debajo de los 50€. En mi caso volé con Iberia Express Madrid-Cracovia por 50€ el billete, pero no dejes de consultar nuestro buscador de vuelos de referencia para encontrar las mejores ofertas.

Mi viaje por Polonia se concentró en 3 de sus ciudades: las archiconocidas Cracovia y Varsovia, y la menos visitada Wroclaw. Para ir de una a otra utilicé el tren; los polacos tienen una moderna red de ferrocarriles, con trenes rápidos que en unas 3 horas pueden llevarte de una gran ciudad a otra. Comprar los billetes es muy fácil y se puede hacer a través de internet en la web intercity.pl y si se compra con unas dos semanas de antelación, el precio del billete puede rondar los 12-15€. Comprarlos insitu es factible, pero te arriesgas a que no haya en el que quieres y a que el precio sea más elevado.

 

BRICONSEJO: hay diferentes tipos de trenes entre ciudades; al comprar tu billete comprueba antes el tiempo que tarda el tren, ya que hay algunos que van haciendo paradas y el viaje es más largo y pesado. Si quieres algo rápido compensa comprar en los trenes directos, los llamados ExpressInterCity (EIC).

 

Recuerda que, aunque Polonia pertenece a la Unión Europea, ellos no tienen euro y todavía conservan el zloty. Comprueba a cuánto está el cambio antes de tu viaje y hazte con algunos antes de ir; de todas formas en prácticamente todos los sitios aceptan tarjetas de crédito y hay una extensa red de cajeros automáticos, así que la moneda no va a ser un problema para ti.

 

Si eres ciudadano europeo, evidentemente, tampoco necesitarás un visado para entrar en Polonia, por lo que puedes despreocuparte de eso también. En cuanto a la ruta a seguir o qué ver en el país, aparte de las recomendaciones que di en la entrada que comentaba al principio, voy a relatarte cómo fue mi viaje y quizás te ayude un poco a decidir tu “ruta polaca”.

 

BRICONSEJO: si no puedes hacer una ruta y sólo puedes visitar un lugar en Polonia, mi recomendación es Cracovia sin ninguna duda.

 

Además de disfrutar de este maravilloso país y las intensas emociones que nos hará sentir, hay un placer que pocos se imaginan a la hora de viajar a Polonia, y es sin lugar a dudas, la comida. La comida polaca es muy variada y puede que los primeros días te sientas un poco abrumado por la cantidad de platos incomprensibles en sus cartas, así que te voy a dar unas recomendaciones para disfrutarlo a tope.

 

  • Sopas: la sopa en Polonia (“zupa”) es una auténtica tradición. Tienen mil variedades que harán las delicias de cualquiera. Las más famosas son la “zurek” (caldo de ternera agrio con panceta, cebolla, setas y huevos, servida dentro de un bollo de pan al que le han quitado la miga; y la “barszcz” (sopa de remolacha).

sopa zurek polaca

  • Bigos: es una especie de guiso de varias carnes con coles, salchichas y beicon que está delicioso.

bigos polacos

  • Pierogi: son raviolis a la polaca con múltiples variedades de relleno (desde queso, carne, verduras hasta frutas).
  • Kielbasa: básicamente son salchichas sazonadas con varias especias. Aconsejo probarlas todas.

kielbasa y pierogi

  • Obwarzanek: muy típico en los puestos callejeros. Es un pan cubierto de semillas de amapola o sésamo verdaderamente delicioso y barato que sirve para matar el gusanillo en cualquier parte.

 

Básicamente estos son los platos que más verás en las cartas de los restaurantes (hay muchísimos más pero estos se repiten mucho) junto a una muchas carnes, entre las cuales su favorita es el cerdo (“wieprzowina”) . Y no dudes en probar la gran cantidad de variedades de vodkas polacos (los de sabores enganchan); eso sí, jamás lo hagas con un polaco, porque hasta que se acaban la botella no se levanta de la mesa ni diós.

vodka polaco

Además de los restaurantes, en Polonia puede que te llamen la atención unos locales llamados “lecherías” (en polaco “bar mleczny”). Son autoservicios con platos muy baratos en los que no se sirve alcohol (de ahí lo de lechería). Eso sí, solo abren hasta media tarde y, a veces, hay colas, pero es de lo más económico que te puedas encontrar.

 

Y ahora sí, vamos a nuestra ruta por Polonia.

 

 

Continúa en: Qué ver en Cracovia 1 (old town)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Javier Rodrigues Cousillas
Finalidad: publicar tu comentario en esta entrada de manera que sea visible a todos los lectores.
Legitimación: consentimiento del interesado.
Destinatarios: tus datos pueden quedar almacenados en Automattic Inc., encargado del desarrollo CMS Wordpress, usado para el diseño y desarrollo de esta web y que cumple con el acuerdo de protección de datos EU-US Privacy Shield.
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, tal y como se explica en la Política de Privacidad.