Qué ver en Cracovia 1 (old town)

Cracovia es la ciudad más visitada de toda Polonia (durante 500 años fue su capital), es Patrimonio de la Humanidad desde el año 1978 y es la segunda ciudad más importante después de Varsovia, actual capital del país. Cualquiera que haya visitado Cracovia podrá hablarte maravillas de esta increíble ciudad polaca y de la belleza de su casco histórico (aunque tiene muchísimas cosas más que ofrecer).  Siempre atestada de gente, es una curiosa fusión entre su esplendoroso y, a la vez triste pasado, y su prometedor futuro.

 

Cuenta la leyenda que la ciudad fue fundada por un dragón, por lo que os encontraréis muchísimas referencias a este animal mitológico por sus múltiples rincones. Su zigzagueante historia, llena de esplendor, destrucción (varias veces fue reducida a cenizas) y renacimiento, va muy pareja a la historia del país y tiene en Karol Wojtyla (a la postre Juan Pablo II) a su personaje más ilustre, venerado y querido.

 

Mi humilde morada en Cracovia fue un hostel llamado Brama Hostel en plena calle Florianska (sin ser nada del otro mundo era barato y apañadito). La calle Florianska (que va desde la Barbacana hasta la Basílica de Santa María), en el centro de Cracovia, es quizás la más concurrida de toda la ciudad, llena de restaurantes, bares, agencias de viajes, cafeterías… y además está cerca de prácticamente todo lo interesante, así que tanto esa como cualquiera de sus calles aledañas son un buen sitio para tener vuestro hotel y moveros sin problema.

 

BRICONSEJO: aunque los alrededores de Florianska son los mejor situados, evidentemente el precio de los alojamientos en el centro es más caro. Comparad precios porque Cracovia no es una ciudad gigante y, aunque os parezca que vuestro hotel está un pelín alejado del centro, puede que no tardéis mucho andando.

 

Como os he dicho, el centro histórico de Cracovia es espectacular, y algo que no debéis dejar de hacer es callejear sin parar por sus calles a cualquier hora. El casco histórico (recogido dentro de sus murallas) no es muy grande así que se puede hacer caminando con calma sin ningún problema. Dentro de esta zona tenemos varios lugares que no nos debemos perder por nada del mundo y de los cuales paso a hablaros a continuación.

Colina Wawel

La colina de Wawel es el lugar donde se fundó Cracovia, y por lo tanto tiene un significado muy importante para los polacos, con una gran carga emotiva. Es un gran recinto amurallado que alberga en su interior: una Catedral, un Castillo con sus jardines, torres de vigilancia, un museo y la llamada “cueva del dragón”. Según llegamos al complejo, subiendo por una empinada cuesta, veremos una gran cola de personas a la derecha dispuestas a sacar entradas; no os paréis ahí, la entrada en la fortaleza amurallada es completamente gratuita, solo hay que pagar por entrar en algunas estancias del Castillo, en la torre de la Catedral y en la Cueva del Dragón.

BRICONSEJO: en vez de sacar las entradas en la entrada (valga la redundancia), entrad en el patio principal y dirigíos al edificio que está frente al Castillo; allí, en su interior en el “Centro de Visitantes”, tenéis unas taquillas con menos gente y mucho mejor habilitadas.

 

Merece mucho la pena la visita al Castillo del s.XVI (sobre todo la zona de los aposentos reales, de pago), destacando el “Salón de los Diputados” (con un techo artesonado decorado con tallas de cabezas humanas) y el “Tesoro de la Corona”.

BRICONSEJO: la visita a los jardines solo se puede hacer con guía (y no tienen pase en español), pero aconsejo mucho hacerlo en inglés, pues se hace muy ameno y puedes acceder a los patios traseros del Castillo que no se pueden ver desde otro lugar.

 

Su Catedral gótica (con mezcla de más estilos posteriores, aunque la original era del s.XI) tampoco nos dejará indiferentes, con sus numerosas capillas repletas de sarcófagos, retablos, frescos bizantinos, esculturas… En su torre (de pago), se encuentra la famosa Campana de Segismundo, la más grande de toda Polonia, del s.XIV. En la cripta de la Catedral se encuentran enterrados muchos de los héroes polacos junto a monarcas del antiguo reino.

BRICONSEJO: junto al Centro de Visitantes a mano izquierda, tenemos intacta una de las torres de las antiguas murallas: la Torre de los Ladrones; aconsejo subir para obtener unas estupendas vistas del río Vístula y la parte oeste de Cracovia.

Por último, en vez de salir por donde hemos entrado, aconsejo realizar la salida por la Cueva del Dragón, bajando sus 130 escalones y salir atravesando el interior de la colina a orillas del Vístula, donde nos encontraremos la estatua del dragón fundador de la ciudad escupiendo fuego. Sin duda un final espectacular para una visita que no se debe perder.

BRICONSEJO: saliendo por la Cueva del Dragón, siguiendo el margen del río Vístula, os encontraréis con una especie de “paseo de la fama” de polacos ilustres al estilo Hollywood. Es curioso de ver.

Rynek Glowny

Nos referimos ahora a la plaza del mercado, es decir, la plaza central de Cracovia. Este espacio es el centro neurálgico de la ciudad y está lleno a todas horas. En su día fue el centro de comercio más importante de Europa y es la plaza medieval más grande del continente (200×200 metros). Muchos de los edificios que la rodean son una maravilla arquitectónica de su época, aunque no tan antiguos como la plaza (1257). Si camináis por las calles de la ciudad vieja, es bastante probable que tarde o temprano salgáis a esta plaza.

 

En el centro de la misma encontraréis la famosa Lonja de los Paños, una edificación del 1555 que constituía el centro de dicho mercado (aunque en la Edad Media no tenía techo). Hoy en día sigue albergando tiendas en su interior, casi todas destinadas a la venta de souvenirs para turistas y casi todas más caras que en cualquier otro lugar de la ciudad.

En el mismo edificio de la Lonja de los Paños y sin mucha publicidad, encontraremos una de las mejores atracciones que se pueden visitar en Cracovia; me estoy refiriendo a Rynek Underground. Tras bajar por las escaleras podremos sacar nuestra entrada para recorrer las ruinas del mercado original, convertidas hoy en un museo de lo que era Cracovia hace más de 700 años. Aunque no es para nada comparable al Real Mary King´s Close de Edimburgo (entrada aquí), quiere ser algo por el estilo y es verdaderamente interesante de ver.

BRICONSEJO: Rynek Underground es una visita que no debe faltar en tu tour por Cracovia. La entrada se encuentra en la Lonja de los Paños, casi frente a la Basílica de Santa María. No está muy bien señalizada. No hagas caso al letrero de fuera que limita las visitas por horarios (sólo se refiere a visitas guiadas).

 

En una esquina de la plaza encontraremos la famosa Basílica de Santa María, que domina todo el espacio con su gran tamaño y sus inconfundibles torres. Yo tuve la mala suerte de encontrarla en resturación y cerrada al público, por lo que no pude contemplar su espectacular interior, pero habitualmente se puede entrar y subir a una de sus torres (cada hora suena un toque de trompeta desde lo alto de la torre). Según Picasso, su retablo mayor era una de las grandes maravillas del mundo.

Casi en la esquina contraria a la Basílica, tenemos la Torre del Ayuntamiento, que es la torre original del antiguo ayuntamiento medieval de Cracovia (lo único que queda en pie del mismo). En su interior alberga un museo y la entrada incluye una subida a lo alto de la torre, a unos 70 metros de altura, desde donde podremos obtener las mejores vistas de la ciudad.

Colegius Maius

Muy cerquita de la plaza mayor nos encontraremos este edificio gótico del s.XV que es a la vez universidad y museo. Al museo solo puede accederse en visita guiada en los horarios establecidos (solo por las mañanas y cada 30 minutos), pero a su espectacular patio central, puede entrarse gratis. Copérnico fue quizás el alumno más conocido de esta universidad y sobre él y su trabajo versa gran parte de la visita, aunque también valen mucho la pena sus espectaculares interiores, destacando su aula magna.

BRICONSEJO: siguiendo la calle donde se encuentra la entrada del Colegius Maius en dirección norte, acabaremos desembocando en una preciosa plaza llamada Plac Szczepanski. En esa plaza encontraréis un llamativo restaurante llamado Morskie Oko; aconsejo mucho comer o cenar aquí. Os encantará.

Puerta de Florián, Barbacana y Murallas

Delimitando la ciudad vieja de Cracovia, nos encontraremos un estupendo conjunto amurallado. Quizás el punto más famoso de todo el perímetro sea la Puerta de Florián, al inicio de la calle Florianska, ya que frente a ella se encuentra la famosa Barbacana. La Puerta de Florián fue el principal punto de acceso a la ciudad durante toda la Edad Media, por eso la famosa Barbacana (año 1498), centro de control para los que entraban y salían de la ciudad (una especie de aduana), se situó enfrente.

La Barbacana, que se puede visitar y con ella una parte de las murallas, estaba conectada antiguamente con la puerta, con un pasaje sobre un foso que circundaba la ciudad.

BRICONSEJO: muy cerquita de la Puerta de Florián, bajando por Florianska, a mano izquierda nos encontraremos con un curioso restaurante llamado Jama Michalika. Aconsejo comer o cenar aquí en algún momento, pues este local tiene más de 120 años de historia y se conserva en el estado actual. Su espectacular decoración art noveau, así como las fotos que cuelgan de sus paredes, rezuman olor a historia polaca por los cuatro costados.

 

 

Continúa en: qué ver en Cracovia 2 (barrio judío)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Javier Rodrigues Cousillas
Finalidad: publicar tu comentario en esta entrada de manera que sea visible a todos los lectores.
Legitimación: consentimiento del interesado.
Destinatarios: tus datos pueden quedar almacenados en Automattic Inc., encargado del desarrollo CMS Wordpress, usado para el diseño y desarrollo de esta web y que cumple con el acuerdo de protección de datos EU-US Privacy Shield.
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, tal y como se explica en la Política de Privacidad.