Izmailovo y los museos de Moscú

No puedía andar. Las llagas en mis pies estaban “on fire” y el dolor que me producía apoyarlos era tremendo. Pero estaba en Moscú, tenía un idilio con esta ciudad y no quería dejar de ver nada por culpa de mi insensatez de los primeros días de querer verlo todo. Decidí que vería lo que me quedaba en modo Chiquito de la Calzada, a pasitos cortos y saltitos, aguantando el dolor, pero este contratiempo no me haría quedarme quieto. Hoy iba a dedicarle el día a ver el Kremlin de Izmailovo y los museos de Moscú (alguno que otro, que en esta ciudad hay más de 100).

 

IZMAILOVO

Izmailovo es un kremlin (recordad que kremlin significa fortaleza) muy colorido, que en su interior alberga uno de los mayores mercados callejeros de todo Moscú. Aquí hay zonas donde cualquiera puede traer sus “mierdas” de casa, exponerlas y venderlas al mejor postor; se pueden encontrar souvenirs, antigüedades, artesanía, objetos falsos y verdaderos, muchos recuerdos de guerras, armas deshabilitadas y curiosidades que muchas veces te preguntas de dónde habrán salido (un disco vinilo de Enrique y Ana me encontré yo) y hasta un traje de astronauta; Izmailovo es el paraíso de las matrioskas (las hay de todos tipos) y de recuerdos de la época soviética.

izmailovo

BRICONSEJO: Izmailovo abre los viernes, sábados y domingos, de 10 a 19. El regateo está a la orden del día, ya que la mayoría de artículos no tienen precio.

izmailovo izmailovo

El mercadillo de Izmailovo siempre está tremendamente animado y te lo pasarás genial si te gusta este tipo de bazares. Para los que no disfrutan el mercadeo, Izmailovo vale la pena sólo por ver su colorida estructura que no deja indiferente a nadie y dentro, además del mercadillo, también tienes iglesia, restaurantes, museos…vamos, que da para pasar todo un día sin aburrirse.

 

MUSEO DE LA COSMONÁUTICA

De Izmailovo fui a ver el Museo de la Cosmonáutica. Nada más llegar, entras en un parque en el que te recorres la Avenida de las Estrellas (dedicada al espacio y a los astronautas rusos), que termina en un pedazo obelisco en titanio rematado en un cohete, que se puede ver desde kilómetros de distancia. Bajo el Obelisco a los Conquistadores del Espacio se encuentra el museo, donde nos muestran la historia de la conquista espacial y los grandes aportes de Rusia a la misma (recordad que el museo cierra los lunes).

museo cosmonautica

BRICONSEJO: este museo me encantó, yo que soy un friki de la conquista espacial. Os lo recomiendo si os interesa ver los primeros pasos del hombre por el espacio exterior y el aporte colosal de Rusia a este gran avance.

museo cosmonautica

MUSEO DE LA II GUERRA MUNDIAL

Ya por la tarde me dirigí al Parque de la Victoria, donde se encuentra el museo de la II Guerra Mundial, a la que los rusos llaman la “Gran Guerra Patriótica”. Dicen que Rusia es el país donde más se sigue recordando esta guerra, es probable que sea así porque fue la que más la sufrió en sus carnes en pérdidas humanas (más de 20 millones de muertos). El museo ocupa todo el parque (tiene zona al aire libre con memoriales, un aeródromo con aviones, trenes, tanques, recreaciones bélicas, un riachuelo con partes de barcos y defensas antiaéreas…) y es verdaderamente espectacular y conmovedor.

museo II guerra mundial museo II guerra mundial museo II guerra mundial museo II guerra mundial

museo II guerra mundial museo II guerra mundial museo II guerra mundial museo II guerra mundial

El interior del museo es realmente impresionante; os dejo un video del salón principal, un homenaje a los soldados rusos muertos durante la contienda, con los nombres de los mandos superiores grabados en las paredes; el silencio de esta sala es sepulcral y llega a emocionar. Recomiendo efusivamente su visita y más, si como yo, eres muy curioso sobre ese triste período de nuestra historia.

BOLSHOI

Semejante dolor de pies y no paraba de andar; y por mucho que utilices el metro en Moscú, las distancias son enormes. A última hora de la tarde, y después de descansar un poco, me dediqué a recorrer los boulevares que están alrededor del Bolshoi (centro de peregrinación para los amantes del ballet y la ópera), llenos de tiendas de lujo, restaurantes, centros comerciales (los famosos almacenes TsUM) y hoteles caros. Frente al Bolshoi encontraréis la fuente más antigua de todo Moscú, que data del año 1835 y todavía sigue funcionando, presidiendo la preciosa plaza.

bolshoi

En el camino de vuelta al hotel me encontré con una auténtica joya: el Museo del Arcade Ruso, situado en una cafetería, nos muestra las primeras máquinas recreativas que aparecieron en el mundo (estás deseando ir, y lo sabes…).

BRICONSEJO: en Moscú hay más de 100 museos, sobre casi cualquier cosa y de muchos tamaños. Hazte con una lista de lo que quieres ver, porque verlos todos es imposible.

 

Si quieres acceder a paquetes de tours por Moscú de la mano de los mejores profesionales (algunos totalmente gratuitos), accede a través de este enlace.

 

Continúa en: “el metro de Moscú”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Javier Rodrigues Cousillas
Finalidad: publicar tu comentario en esta entrada de manera que sea visible a todos los lectores.
Legitimación: consentimiento del interesado.
Destinatarios: tus datos pueden quedar almacenados en Automattic Inc., encargado del desarrollo CMS Wordpress, usado para el diseño y desarrollo de esta web y que cumple con el acuerdo de protección de datos EU-US Privacy Shield.
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, tal y como se explica en la Política de Privacidad.