Escocia

Escocia: grandes y cristalinos lagos, ríos caudalosos, montañas de postal, paisajes naturales increíbles, ciudadelas y castillos medievales… esa es la imagen que todos tenemos de este país al norte de Inglaterra; pero siento deciros que la realidad no es así… ¡es muchísimo mejor! Me quedaría corto elogiando todo lo que allí he podido ver y disfrutar; sin duda uno de los viajes más bonitos que haya hecho en mi vida, y mis expectativas, ya altas de por si, se vieron cumplidas con creces. Escocia es un país con muchísimo que ofrecer al viajero, sobre todo en cuanto a naturaleza y paisajes se refiere, y no dejará indiferente a nadie si aprovechamos bien el viaje. Un destino que ofrecería con los ojos cerrados a cualquiera que me preguntase, y si hay que ponerle algún pero, sólo podría decir en su contra que es bastante caro (y aquí sí que las opciones de viajar barato son muy limitadas) y que el clima es completamente impredecible (aunque yo tuve muchísima suerte).

 

La mayoría de la población de Escocia se concentra en sus dos ciudades más importantes: Glasgow y Edimburgo, por lo que la inmensa mayoría de su territorio es natural, lo cual se agradece. Aunque no es un estado completamente independiente, ya que forma parte del Reino Unido desde 1707, los escoceses se ven a si mismos como una nación, con una cultura, historia y tradiciones completamente diferentes a los británicos, y así son reconocidos por los organismos internacionales. Llamada Caledonia por los romanos, la historia de Escocia siempre ha estado ligada a sus tensas relaciones con Inglaterra, sus guerras y sus pugnas por el control del territorio (con héroes nacionales como William Wallace o Robert The Bruce, a los que todavía hoy se rinde homenaje); enfrentamientos que tuvieron su punto más álgido en las revueltas jacobitas del s. XVIII y que marcarían el carácter del pueblo escocés a partir de entonces, ya que la cultura de clanes de las Highlands se perdería casi para siempre. A día de hoy Escocia es un territorio pujante y moderno, con una fuerte identidad europea y cierto resquemor a todo lo que venga de Inglaterra, que sigue luchando por alcanzar una independencia real frente al Reino Unido y que no dudo, algún día se materializará.

 

Mi viaje por Escocia fue un recorrido de varios días por las Highlands, en coche alquilado, saliendo y finalizando en Edimburgo (ciudad que también recorrí). En “Highlands y Edimburgo” tenéis la narración del viaje, la ruta que seguí y recomiendo, y mis consejos sobre cómo y qué ver en las Highlands y Edimburgo, también os dejo un artículo sobre “cómo alquilar coche y conducir en Escocia” en la sección “consejos”, ya que creo que es un país que se debe recorrer en coche (no mediante excursiones programadas, ya que se pierde toda la esencia del territorio sin poder parar donde uno quiere).

 

Y sin más dilación, aquí os dejo mi lista de 10 motivos para viajar a Escocia. Una vez más, el orden no está elegido ni sigue ningún criterio de importancia, sólo son los motivos que yo destacaría para hacer un viaje por este impresionante país. ¿Y tú, ya has ido? ¿Cuáles son los tuyos? Déjame tus comentarios al final de la entrada.

 

10 MOTIVOS DE PORQUÉ VIAJAR A ESCOCIA

  • Por las Highlands, las famosas Tierras Altas, porque allí reside el auténtico espíritu de Escocia. Durante siglos, los clanes escoceses vivieron y se desarrollaron en esta zona del país, y aunque como he señalado antes, la cultura de clanes acabó con el fin de las revueltas jacobitas, la esencia de Escocia sigue residiendo en estas tierras y en la gente que las puebla.
  • Por sus leyendas: fantasmas, brujas, unicornios, hadas… y es que los escoceses son muy supersticiosos y creen en los mitos y leyendas que circulan de boca en boca desde tiempos inmemoriales. Sumergirse en ese ambiente fantasmal y escuchar todas esas historias, puede ser una de las mejores y más aterradoras experiencias del viaje. Para que os hagáis una idea de a qué nivel llega esto, la Universidad de Edimburgo es una de las pocas en el mundo que posee una cátedra de parapsicología, ahí lo dejo.
  • Por Edimburgo: una ciudad de tinte gótico, oscuro pero embaucador, impresionantemente fantasmal, con sus famosos closers (callejones que se siguen conservando desde la Edad Media) y su imponente arquitectura. La que antaño fue una de las ciudades más pobladas de Europa y la primera en disponer de edificios de más de 10 pisos, hoy pone a nuestra disposición los vestigios de su pasado, y sólo puedo decir que es alucinante.
  • Por el respeto hacia los animales en general y hacia los perros en particular. Y es que allí los perros no sólo son bienvenidos en prácticamente todos los lugares públicos (excepto el Castillo de Edimburgo), sino que tienen sus propios memoriales y cementerios dedicados. Como rezan muchos carteles que he visto en Edimburgo: “una casa sin perro, no es un hogar”.
  • Por el respeto a la naturaleza. Y es que a medida que recorres Escocia, te vas dando cuenta de lo importante que es para los escoceses mantener su país lo más cuidado posible, sin alterar mucho el orden natural, y eso es admirable.
  • Por el whiskey, la gran aportación escocesa al mundo (aquí me he venido arriba). Y es que en Escocia hay una auténtica cultura del whiskey y de la bebida alcohólica en general, con sus museos y todo. Vamos, que son bastante borrachos y no se concibe un buen pub escocés sin gente bebiendo desde tempranas horas de la mañana. Como dice este cartel que fotografié en la Isla de Skye: “beber ron antes de las 10 de la mañana te convierte en un pirata, no en un alcohólico”.

motivos para visitar escocia

  • Por la Isla de Skye, uno de los lugares más impresionantes que yo haya podido ver en mi vida. Había escuchado mucho acerca de Skye antes de ir, y la verdad que la gente no mentía. Sus paisajes, espectaculares; sus pueblos: de postal; sus solitarias carreteras: impresionantes; su clima: una puta mierda.
  • Por cómo tratan a sus muertos. Y es que los cementerios escoceses son lugares increíbles, para pasear y perderse; tengo fotos más bonitas de cementerios en Escocia que de monumentos importantes en otros países. Y no sólo eso, sino que los escoceses tienen la bonita costumbre de dedicar bancos a sus difuntos, así que es muy habitual encontrarse bancos con los nombres y fechas de nacimiento y fallecimiento de personas, que se colocan en sus lugares favoritos del país. Sin duda una de las costumbres que más me gustó.
  • Por sus castillos. Y es que por Escocia puedes hacer una ruta de castillos que te lleve casi un año; la cantidad y calidad de conservación es increíble. De todas las épocas, tamaños y clanes que uno se pueda imaginar. Allá donde uno vaya, habrá un castillo que visitar, y no será en vano.
  • Por sus lagos. Y aquí tengo que desmontar un mito: la gente que va a Escocia pierde el culo por visitar el Lago Ness, que si bien es el más grande, para nada es el más bonito. En Escocia tienes cientos de lagos cristalinos, grandes y pequeños, preciosos, con un reflejo que hará la mejor foto de tu vida, perdidos en medio de las montañas, donde sólo estaréis tú y la naturaleza. Querrás parar en todos, no lo intentes, es imposible, pero sin duda Escocia es el país de los Lagos.

motivos para visitar escocia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Javier Rodrigues Cousillas
Finalidad: publicar tu comentario en esta entrada de manera que sea visible a todos los lectores.
Legitimación: consentimiento del interesado.
Destinatarios: tus datos pueden quedar almacenados en Automattic Inc., encargado del desarrollo CMS Wordpress, usado para el diseño y desarrollo de esta web y que cumple con el acuerdo de protección de datos EU-US Privacy Shield.
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, tal y como se explica en la Política de Privacidad.