El siniestro Sanatorio de Cesuras

Hoy os voy a llevar a un sitio muy poco conocido de Galicia y que no suele salir en las guías. Es un lugar tan siniestro como hermoso, y muy digno de que pudiesen rodar en él alguna película de terror (de hecho, aquí se han grabado algún que otro videoclip y es escenario habitual para sesiones de fotos profesionales y semiprofesionales, sobre todo de bodas). Me estoy refiriendo al antiguo sanatorio para tuberculosos de Cesuras.

 

Ubicado en la zona conocida como O Paraxón, en el municipio de Oza-Cesuras (a tan sólo 40 kilómetros del famoso balneario de Guitiriz y a 30 de A Coruña), nos encontramos este espectacular conjunto totalmente en ruinas, que se ubica en un paraje incomparable.

En 1927 se inició su construcción. De manos del famoso arquitecto Rafael González Villar (quien ha sido tremendamente prolífico en la provincia), el edificio estaría destinado a los enfermos de tuberculosis y constaría de dos alas (que separaban por sexos) y una nave central que organziaría el espacio y daría cabida a las dependencias médicas y administrativas. De todo el conjunto, tan sólo se pudo construir una de las alas, ya que en el año 1931, los fondos destinados al proyecto dejaron de llegar; y en el año 1936, la guerra acabaría totalmente con cualquier posibilidad de retomar el proyecto.

De gusto modernista, aunque el conjunto arquitectónico nunca llegó a acabarse por completo, su entorno sí estaba totalmente habilitado para los enfermos. Lo que se ha dado a conocer como El Parque del Sanatorio, era una enorme superficie poblada de pinos y eucaliptos, con caminos y rutas marcadas para que los enfermos pudieran transitar por él y así el idílico entorno les ayudase a curarse de sus dolencias.

Hoy en día, ese Parque del Sanatorio se ha mimetizado con las ruinas del centro de tuberculosos nunca inaugurado, y su vegetación ya ha pasado a formar parte de la decoración de sus paredes y terrazas. Ha habido numerosas propuestas para rehabilitar la construcción en los últimos años: se hablaba de un centro para mayores, también de una escuela de hostelería… pero por lo de ahora, no hay nada concreto y el entorno, salvo por alguna que otra poda de la vegetación circundante, sigue exactamente igual que como lo dejó su ilustre arquitecto.

 

Como dije al principio, no es raro encontrarse alguna pareja de novios fotografiándose, alguien grabando algún proyecto o grupos de amigos que van allí a pasar la tarde. De todas formas, tampoco es raro pasar por allí y poder disfrutar de este mágico lugar totalmente solo (lo cual recomiendo) y poder recorrer los caminos de su entorno.

 

BRICONSEJO: cuidado al subir a la planta de arriba del edificio, pues la humedad y la vegetación han echado a perder la estructura. Lo desaconsejo totalmente. Por cierto, las fotos son muchísimo mejores al atardecer.

Para acercarnos a visitar esta espectacular paraje, es imprescindible un coche propio. No os será difícil llegar con un GPS, pues el sanatorio se puede ver desde la carretera.

    2 Responses

  1. Lo conozco y es algo fantástico, parece salido de una película de terror… En Galicia hay lugares mágicos, como las fragas del río Eume, en Pontedeume. Y el monasterio de Caaveiro…y muchos lugares que son muy bonitos. Conozco bastante, y siempre me fascina.
    Las rías altas gallegas son de lo más bonito que he visto. Y la punta Herbeira, el acantilado más alto de la Europa continental, es magnífico. Y luego bajas hacia Estaca de Bares…bueno, un viaje fantástico que hice en verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Javier Rodrigues Cousillas
Finalidad: publicar tu comentario en esta entrada de manera que sea visible a todos los lectores.
Legitimación: consentimiento del interesado.
Destinatarios: tus datos pueden quedar almacenados en Automattic Inc., encargado del desarrollo CMS Wordpress, usado para el diseño y desarrollo de esta web y que cumple con el acuerdo de protección de datos EU-US Privacy Shield.
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, tal y como se explica en la Política de Privacidad.