Día 32: “el camino de regreso”

A la 1 de la mañana me decidí por fin a entrar. Los militares vuelven a comprobar mi billete y uno de ellos, muy sorprendido de que vuele a Estambul, me pregunta que dónde está eso; en fin…this is India. Me tocaba día de vuelos de esos que te quitan las ganas de todo pero decidí tomármelo con calma y con filosofía. Tenía tiempo para analizar y procesar todo lo que allí había vivido, que no era poco.

 

Turkish volvió a superar mis expectativas en servicio, horarios y prestaciones, por eso siempre aconsejo fervientemente esta compañía. Hasta ahora, calidad-precio de lo mejorcito que he probado. De vuelta en el inmenso Ataturk contemplaba el enorme cruce de culturas que se da entre oriente y occidente en ese aeropuerto de Turquía. Y 4 horas más tarde, como quien no quiere la cosa, ya estaba nuevamente en el cielo de Madrid. Ya había regresado, 32 días después de mi partida. Pero sin duda no era el mismo que se había ido; esta experiencia, este viaje, ya me había cambiado para siempre y por eso a día de hoy, 5 años después, cuando escribo sobre él desde este teclado, todavía guardo el mejor de los recuerdos de la India y ese viaje se convirtió en el viaje que cambió mi vida para siempre.

 

 

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Javier Rodrigues Cousillas
Finalidad: publicar tu comentario en esta entrada de manera que sea visible a todos los lectores.
Legitimación: consentimiento del interesado.
Destinatarios: tus datos pueden quedar almacenados en Automattic Inc., encargado del desarrollo CMS Wordpress, usado para el diseño y desarrollo de esta web y que cumple con el acuerdo de protección de datos EU-US Privacy Shield.
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, tal y como se explica en la Política de Privacidad.