Día 30: “regreso al infierno”

Con la ausencia de David, pasé mi primera noche completamente solo en la habitación del Elvis Guest House de Varanasi. Una noche dura luchando contra los mosquitos que intentaban acribillarme como si estuvieran bombardeando Pearl Harbour. Por la mañana di un último paseo por los ghats, desayuné mirando al Ganges y empecé a sentir nuevamente esa sensación de que iba a echar esto muchísimo de menos (y no me equivocaba).

varanasi

Una vez recogido mi equipaje, el dueño del Elvis me llamó a un rickshaw para que me llevase al aeropuerto de Babaptur. Una hora y media de interminable camino hasta el aeropuerto.

 

BRICONSEJO: el aeropuerto de Varanasi, Babaptur, se encuentra un pelín alejado de la ciudad y los rickshaws tardan en llegar, así que id con tiempo si no queréis tener problemas de horarios.

aeropuerto varanasi

El aeropuerto, eso sí, nada que ver con la ciudad. Moderno, limpio, ordenado… si llegas aquí nada hace presagiar el caos al que te diriges. Esperé una horita hasta poder embarcar en mi vuelo de Air India rumbo a Delhi. El hecho de que varios asientos estuviesen “arreglados” a base de cinta aislante no es que dé mucha seguridad así de primeras pero vamos…esto es India y yo ya estaba más que acostumbrado. Las vistas de los Himalaya de fondo son verdaderamente impresionantes (a pesar de que se encuentran a bastantes kilómetros de distancia). Una hora después el avión comienza a descender y se empieza a ver esa nube negra que envuelve Delhi constantemente. Delhi, ciudad enorme, monstruosa, odiosa pero extrañamente atrayente.

 

Una vez aterrizado, y al ser todavía día, hice lo que no pude hacer el primer día (por llegar de madrugada). Usar el metro que me llevaría a Paharganj.

 

BRICONSEJO: el metro del aeropuerto de Delhi es lo más moderno que os podréis encontrar en esta ciudad y vale mucho la pena usarlo por comodidad y tiempo, siempre que estéis dentro del horario que está abierto (de 6:00 a 23:00). Te deja exactamente junto a la estación central de trenes, junto a la entrada de Paharganj.

paharganj

Evidentemente no reservé en el mismo hotel de Paharganj que estuve la primera vez, pero sí quería estar en el barrio mochilero. Para mi el mejor sitio para alojarse en Delhi por céntrico y posibilidad de transportes. Salí a tomar algo por la noche, a hablar con algún que otro indio y turista, y a descansar para pasar mi último día en la India. Esto tocaba a su fin.

 

 

Continúa en: día 31, “adiós India”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Javier Rodrigues Cousillas
Finalidad: publicar tu comentario en esta entrada de manera que sea visible a todos los lectores.
Legitimación: consentimiento del interesado.
Destinatarios: tus datos pueden quedar almacenados en Automattic Inc., encargado del desarrollo CMS Wordpress, usado para el diseño y desarrollo de esta web y que cumple con el acuerdo de protección de datos EU-US Privacy Shield.
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, tal y como se explica en la Política de Privacidad.