Día 25: “Khajuraho, la ciudad del kamasutra”

Después de un copioso desayuno con el insistente dueño del hotel dándonos la brasa para que fuéramos a su tienda, nos dirigimos a visitar los famosos templos de Khajuraho, el verdadero interés que tiene este enclave tan turístico.

templos khajuraho

El complejo de templos de Khajuraho se divide en 3 grupos: oeste, este y sur. Datan del s. X y son verdaderamente espectaculares no sólo arquitectónicamente, sino también y sobre todo, por su ornamentación escultórica; una auténtica manifestación de la sexualidad sin tabúes y a partir de la cual se desarrolló el famoso kamasutra. Los templos del oeste son los más famosos y entrar en el complejo que los alberga nos costará 250 rupias.

templos khajuraho

BRICONSEJO: si quieres empaparte bien de la historia de los templos de Khajuraho y lo que representan, recomiendo realizar una visita guiada. Basta con decirlo en taquilla. A partir de las 19:00 realizan espectáculos de luces y sonido (se pagan aparte).

templos khajuraho

Los grupos del este y sur, no hace falta pagar para visitarlos (notaremos que están mucho más descuidados), simplemente acercándose hasta ellos en un largo paseo, ya que se encuentran un pelín alejados (o alquilando unas biciletas) podemos recorrerlos. Por el camino podemos disfrutar de las vistas de los 3 lagos que tiene Khajuraho, de algunos museos jainistas y de la tranquila vida diaria por la old town.

templos khajuraho

Como os comenté en la entrada anterior, un profesor de universidad nos invitó a cenar a su casa para que conociésemos a su familia, pero Lot y yo no teníamos mucha idea de los protocolos que se siguen en la India cuando alguien te invita, así que decidimos, igual que habríamos hecho en Europa, por llevarles un obsequio. Finalmente nos decantamos por unos pastelitos tradicionales.

 

El resto de la tarde, ayudé a Lot a realizar las reservas que necesitaba para acabar su viaje (un vuelo y un hotel en Delhi para su último día), mientras el dueño del hotel revoloteaba a nuestro alrededor y seguía insistiendo para que fuésemos a ver su tienda (que pesadilla de hombre). También tuvimos tiempo para negociar un rickshaw para ir al día siguiente a ver las Raneh Falls, unas cataratas impresionantes que se encuentran a unos 20 kilómetros de Khajuraho.

 

Llegada la noche nos dirigimos a casa de Shashi, que así se llamaba nuestro anfitrión. Shashi y su familia nos recibieron a cuerpo de rey y era el último paso que me faltaba para acabar perdidamente enamorado de la gente de este país. Nos dieron de cenar, nos enseñaron sus fotos, nos hablaron de sus vidas, nos agradecieron mil y una veces los pastelitos… Estuvimos como unas 3 horas en casi de Shashi y salimos de allí con semejante batiburrillo de sentimientos que aun hoy es el día que lo recuerdo y me emociono y no sé muy bien cómo explicarlo. Sólo sé que un chico encantador conoce a dos extraños en un tren, los invita a su casa, les presenta a su familia, les da una estupenda cena, les enseña su intimidad y encuentra la felicidad en ver cómo dos desconocidos disfrutan con los suyos; eso le llega. No creo que me equivoque si aseguro que esta fue la mejor experiencia de todo el viaje de largo; Shashi y su familia ayudaron a que yo me reconciliara con el mundo y con la gente, me recordaron que aún queda mucha gente buena y que la felicidad puede encontrarse en los pequeños detalles que tenemos al alcance de la mano. Me siento completamente afortunado de haber vivido esta experiencia y sólo por esto ha valido la pena este viaje. Ese día me fui a dormir con una sonrisa de oreja a oreja.

 

Continúa en: día 26, el último tren

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Javier Rodrigues Cousillas
Finalidad: publicar tu comentario en esta entrada de manera que sea visible a todos los lectores.
Legitimación: consentimiento del interesado.
Destinatarios: tus datos pueden quedar almacenados en Automattic Inc., encargado del desarrollo CMS Wordpress, usado para el diseño y desarrollo de esta web y que cumple con el acuerdo de protección de datos EU-US Privacy Shield.
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, tal y como se explica en la Política de Privacidad.