Día 12: “Jodhpur, la ciudad azul”

La verdad que no tengo muy claro en qué día vivo ni en qué lugar me despierto. Hoy teníamos pensado visitar Jodhpur, la llamada ciudad azul por el color de sus casas (dicen que ese color ahuyenta los mosquitos). Hemos subido al Fuerte Meherangar, que domina toda la ciudad desde lo alto. El camino al fuerte es difícil no encontrarlo, ya que se divisa desde toda la ciudad (se alza sobre una colina de 125 metros de altura); su estructura es imponente e impresionante, es el fuerte más grande de todo el Rajasthan y sus vistas son dignas de admirar.

Allí, como cada vez que llegábamos a algún sitio atestado de gente, todos nos miraban, todos querían saber de nosotros, todos querían hacerse fotos con nosotros; allí donde íbamos, rápidamente se formaba un corrilllo a nuestro alrededor. Nunca había tenido tan cerca la sensación que seguramente tienen los famosos cuando llegan a algún sitio.

Fuerte Meherangar Fuerte Meherangar Fuerte Meherangar Fuerte Meherangar

BRICONSEJO: como os he ido diciendo, los indios son muy curiosos, y los niños, más. Es muy normal sentirse rápidamente rodeado de gente que te pregunta, que quiere que te hagas fotos con ellos (luego las muestran a sus amigos presumiendo de que tienen amigos occidentales).

En la bajada del Fuerte, un chico nos convenció para ir a comer thali a su “restaurante”; lo vendía muy bien, enseñándote su colección de monedas y billetes de países del mundo (¡tenía pesetas!), diciéndote una frase en tu idioma y sabiendo quién era el presidente de tu país en ese momento. A nosotros nos cautivó con un “Rajoy hijo de puta, España mucha crisis”, no tenía que decir más, ya nos había ganado. De todas formas no pude dejar de pensar cuántas frases y cuántos presidentes tenía que memorizar aquel tipo para poder convencer a los turistas. Subimos a su “restaurante” que en realidad era la terraza de la casa de su madre, y nos sirvieron el thali más pobre que había tomado desde que llegué a la India. Pagamos al cambio, 1´2€ cada uno, lo que para aquella comida había sido un auténtico sablazo; nos sentimos completamente estafados y pagamos de muy mala gana.

thali

BRICONSEJO: el thali es uno de las comidas más típicas de la India; son diferentes platos, normalmente arroz, verduras, carne en salsa, yogur y chapati servidos en un plato circular de acero. La calidad y cantidad del thali varía mucho de unos sitios a otros y todos intentarán embaucaros convenciéndoos de que el suyo es el mejor.

 

BRICONSEJO: llegará un momento en tu viaje a la India en que los timos los veas como algo natural, que a ti no te supone ningún esfuerzo económico y, sin embargo, es un dineral para el que lo recibe. Sin embargo, cuando estás allí es inevitable pensar en su moneda, en lo que puedes hacer allí con 1 o 2 euros, pero cuando lo pienses en frío, te sentirás muy miserable por haber racaneado 20 céntimos (o menos) a una persona que no tiene casi nada.

jodhpur jodhpur jodhpur

Mientras Rick y Cleis se tiraban en tirolina por las montañas del fuerte, yo me dedique a patear un poco Jodhpur, a ver más de esa ciudad. Jodhpur es una ciudad pequeña, puede verse en un solo día, y así como su parte antigua es muy agradable, su parte nueva está llena de gente y suciedad. No dejaba de pensar en la cantidad de contrastes que este país ofrecía, y las sensaciones extrañas que eso te deja. A media tarde volví a encontrarme con Rick y Cleis, regresamos al hotel, subimos a tomar algo a la terraza, y he allí que conocimos a un auténtico figura: el gran Bony. Allí estaba, sentado, grande como él sólo, tomando algo observando el fuerte Meherangar. Bony era de Burgos y se había venido a la India sin billete de vuelta; nos sentamos con él y no paramos de reírnos, de contarnos anécdotas del viaje, de llorar literalmente de risa. Todavía me acuerdo cómo imitaba a los indios diciendo que sí con la cabeza. Decidimos ir a cenar todos juntos y seguir disfrutando de nuestra compañía, la noche se alargaba, pero son estos momentos los que hacen que los viajes valgan la pena. Bony fue un gran descubrimiento, de esas personas que saben sacarte una sonrisa hasta en los peores momentos, y eso no tiene precio.

 

 

Continúa en: día 13, “Bollywood”

    2 Responses

  1. yo os tengo que agradecer a vosotros que en la soledad del viaje conociera a gente que diera tanto a cambio de nada…ha pasado el tiempo y sigo reviviendo esos momentos como si fuera ahora mismo, hay cosas que vives que te acompañarán de por vida y bendita vida…gracias Javi por ser mi casa aquellos días!!! Un abrazo amigo!!! Buen Camino!!!

    1. Como se te echa de menos fiera!!! Me alegra saber de ti y saber que sigues en ruta. Aquí me sigues teniendo para lo que necesites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Javier Rodrigues Cousillas
Finalidad: publicar tu comentario en esta entrada de manera que sea visible a todos los lectores.
Legitimación: consentimiento del interesado.
Destinatarios: tus datos pueden quedar almacenados en Automattic Inc., encargado del desarrollo CMS Wordpress, usado para el diseño y desarrollo de esta web y que cumple con el acuerdo de protección de datos EU-US Privacy Shield.
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, tal y como se explica en la Política de Privacidad.