Día 3: “British Museum”

 

EL BRISTISH MUSEUM

Volvimos a madrugar (es lo que hay si quieres ver cosas), hicimos el check out en el hotel y les pedimos que nos guardasen nuestras mochilas hasta la tarde, para no tener que ir cargando con ellas. Cogimos metro y directos para el British Museum; qué ganas tenía de verlo, cuánta historia robada tienen ahí dentro. Llegamos temprano y, aunque había algo de cola, la verdad es que iba bastante rápida. Cacheo superficial y hala, “pa dentro” (no deja de sorprenderme la ligereza de controles en lugares de afluencia masiva en Europa; nada que ver con países como China, pero eso lo dejaremos para otro debate). Y qué decir del British…pues que es enorme, monumental, bestial, todo lo que os diga me quedo corto, superó con creces mis expectativas. Tenéis de todo, de cualquier época y de cualquier lugar. Su patio principal con techo acristalado, es la sala cubierta más grande de Europa, muy digna de admirar. Perdeos por sus múltiples salas (no os perdáis, llevad un mapa que esto es peor que el puto laberinto del minotauro) y disfrutad de la historia del mundo.

British Museum British Museum

BRICONSEJO: la entrada al British es gratuita (nuevamente, a ver si aprendemos en España y ponemos la cultura al alcance de todos). El British es el lugar más visitado de toda Gran Bretaña, dedicadle tiempo, si no lo tenéis, mejor visitad otros sitios y dejadlo para otra ocasión. Y aún con tiempo vais a tener que priorizar (es imposible verlo todo en una visita); si aceptáis un consejo de un historiador venido a menos, las salas de Egipto (con la Piedra Rosetta) y los frisos del Partenón, merecen prioridad absoluta.

Piedra Rosetta frisos del Partenón

Casi toda la mañana allí, y más que habríamos pasado, pero tuvimos que dejar muchas cosas sin ver si todavía queríamos ver algo más. Pateamos un poquito el barrio de Bloomsbury y sus preciosas calles (el barrio literario de la capital) y nos cogimos un metro hasta Hyde Park. Reconozco que en mis visitas a ciudades me gusta ver los parques, la vida en los parques, quizás porque los españoles no somos de hacer mucha vida en ellos en comparación con otros países, y me asombra y me da mucha envidia lo que disfrutan de las actividades al aire libre en otros países.

Bloomsbury

BRICONSEJO: Hyde Park es el mayor parque de Londres, su extensión es enorme, así que si queréis visitarlo, id con tiempo. De vez en cuando acoge conciertos multitudinarios cuando a alguna superestrella le da por ser generoso y actuar “by the face”.

Royal Albert Hall

La hicimos una rápida vista al Royal Albert Hall (por aquello de verlo) y como se nos acababa el tiempo, decidimos poner rumbo al hotel. Cogimos un metro y al llegar cerca de la Abadía de Westminster…algo pasaba…demasiada gente…calles cortadas…

– ¿Qué pasa aquí? Le pregunté a una señora.

– Que viene la Reina madre.

– ¿La reina, se enteró de que veníamos nosotros? No hacía falta…

– Es el aniversario de la Commonwealth y están los presidentes de varios países.

– Joer, primera vez que piso Londres y la vieja viene a verme…

Pues ya que estábamos, podíamos esperar. Un señor disfrazado de botones de hotel se dedicaba a dirigir el tráfico desde un altillo mientras los coches presidenciales pasaban. Debía ser un grupi de los Windsor que los sigue en todos sus conciertos. Como el tío parecía que “sabía lo que hacía”, le preguntamos que por dónde vendría la reina; “por esta calle”, respondió. Y por esa calle pasó el presidente de Australia, el Príncipe Carlos, el Príncipe Guillermo…y cuando ya había pasado todo el mundo y sólo faltaba la reina, resulta que aparece por la otra calle. Os juro que ver la cara de decepción de ese hombre fue como ver morir la ilusión de un niño cuando se entera de que los reyes son los padres (siento el spoiler). Pero bueno, al final a la reina la vimos, de lejos pero la vimos. ¿Y cuántos de los que habéis ido a Londres podéis decir que habéis visto a la Reina de Inglaterra? Que levanten la mano; no hay más preguntas señoría. Así que ahí os va el video del “día que vi a la dueña de Inglaterra”.

BRICONSEJO: si quieres visitar la Abadía de Westminster vete con tiempo porque las colas son largas (mejor ir entre semana, porque el horario es más amplio, sobre todo los miércoles). Excepto dos, todos los reyes ingleses han sido coronados aquí; el esplendor gótico de esta abadía es, sin lugar a dudas, abrumador.

 St James Park

Volvimos al hotel por St James Park (más pequeño pero también más bonito que Hyde Park, con unas vistas y una fauna espléndidas), para poder ver Buckingham Palace de día, antes de nuestra partida. Recogimos las mochilas, cogimos el Gatwick Express de vuelta al aeropuerto y acabamos este viaje completísimo de tres días por Londres. Nos quedaron sitios por ver (cuando se va con poco tiempo hay que elegir), cosas por hacer, pero lo principal, lo que más ganas teníamos de ver, lo habíamos visto. Lo que nos había quedado pendiente, siempre hay que dejar algo por ver, era la excusa perfecta  para otro Locoviaje.

 

Ahora que ya tienes una idea de lo que puedes hacer en Londres, no esperes más y escápate. Puedes entrar ahora mismo a través de este link para mirar el precio de tus vuelos (y recuerda que si no sabes usar skyscanner, aquí tienes un tutorial de cómo hacerlo para encontrar los mejores precios).

 

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Javier Rodrigues Cousillas
Finalidad: publicar tu comentario en esta entrada de manera que sea visible a todos los lectores.
Legitimación: consentimiento del interesado.
Destinatarios: tus datos pueden quedar almacenados en Automattic Inc., encargado del desarrollo CMS Wordpress, usado para el diseño y desarrollo de esta web y que cumple con el acuerdo de protección de datos EU-US Privacy Shield.
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, tal y como se explica en la Política de Privacidad.