Turquía

Sí, ya sé que muchos de vosotros me vais a afear haber puesto a Turquía entre los países asiáticos y no entre los europeos, pero miradlo bien, el 99´9% de su territorio está en Asia (Rusia tiene más territorio en Asia, pero más población y ciudades más importantes en la parte europea, por eso lo incluyo en países europeos), pero Turquía no. Así que digan lo que digan las instituciones y como este es mi blog, Turquía es Asia y punto en boca. Y ahora después de este pequeño desvarío, os hablaré un poco de Turquía.

 

Aunque mi experiencia en Turquía fue breve y totalmente condensada en la ciudad de Estambul (podéis leerla en este enlace), soy un ávido lector de libros, blogs y diarios de viaje, con lo que me veo totalmente capacitado para recomendar un viaje a este país, con una lista de motivos para ir y todo. Turquía, puente entre oriente y occidente, cuna del Imperio Bizantino, que arrastró el legado romano hasta más allá de la Edad Media y del Imperio Otomano que pudo llegar hasta bien entrado el s.XX. Este país, tan convulso en la actualidad política, fue durante muchísimos años la referencia cultural y social del mundo. Su especial situación geográfica y su espectacular desarrollo histórico, ha hecho de Turquía un destino primordial en todo viajero que se precie.

 

No debemos olvidar, a la hora de viajar a Turquía, que es un país mayoritariamente musulmán, bastante flexible en comparación con otros países de su entorno, pero aún así conviene tener en cuenta ciertas normas de respeto a la hora de visitar sus mezquitas y en lo tocante a las relaciones sociales. Mi experiencia en Estambul fue rápida y buena, me pareció una ciudad espectacular y muy digna de pasar varios días en ella; sí es verdad que la visité hace unos años, cuando la situación política estaba menos revuelta y la guerra de Siria todavía no había comenzado. A día de hoy, creo que conviene informarse un poco de cómo está el país antes de viajar allí y, ante la duda, consultar al consulado en Estambul o a la embajada en Ankara. Pese a todo, y políticas aparte, Turquía es un gran país para el viajero, con mucho que ofrecer y que, sin duda, no dejará indiferente a nadie. Aquí os dejo mi lista de 10 motivos para viajar a Turquía; ¿y tu, cuáles son los tuyos?:

 

10 MOTIVOS DE PORQUÉ VIAJAR A TURQUÍA

 

  • Por Estambul, Bizancio o Constantinopla, esa ciudad en la cual puedes pasar caminando de Asia a Europa, y que durante siglos y siglos ha sido de importancia capital para el mundo. Muchos de sus barrios fueron declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco y a día de hoy se la considera una de las más bellas ciudades del mundo.
  • Por sus mezquitas. Sólo por la Mezquita Azul y por Santa Sofía merecería la pena el viaje, pero es que Turquía tiene miles y miles de mezquitas impresionantes que se pueden y se deben visitar. Nadie saldrá defraudado al contemplar semejantes maravillas.
  • Por los hamman, los baños turcos, auténtico patrimonio del pueblo. Los encontrarás a cientos a lo largo de las calles de las ciudades y su visita no sólo es recomendable para relajarse o ver su, casi siempre deslumbrante arquitectura, sino porque son una especie de centros de reunión social donde se habla de todo y hasta se cierran negocios.
  • Por la Capadocia, una región geológica única e incomparable. En el centro del país tenemos esta impresionante región cuyo paisaje ya fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Basta con escribir Capadocia en Google, ir a imágenes y encontrarse con esto, sobran las palabras.
  • Por su enorme patrimonio arqueológico. Como he comentado antes, Turquía fue la base del Imperio Romano de Oriente, del Imperio Bizantino, del Imperio Otomano, y todo ese patrimonio artístico y cultural lo ha ido arrastrando a través de los siglos hasta nosotros. Así que vayas a donde vayas, encontrarás algo que ver y algún sitio interesante que visitar. ¿Hay una razón mejor?
  • Por sus precios. Y es que comparado con el resto de Europa, Turquía puede resultar un país bastante barato, así en general. Luego ya depende de la calidad que busques, pero grosso modo, no es un destino excesivamente caro.
  • Por Pamukkale. Al igual que la Capadocia, otra maravilla de la naturaleza que este país nos ofrece. Conocido como el “Castillo de algodón”, es una extensión de piscinas termales sobre roca caliza y travertino, de un color blanco que impresiona. Sin dudarlo, otro de los paisajes más increíbles del mundo.

pamukkale en Turquía

  • Por sus playas. Turquía tiene su costa norte lindando con el Mar Negro y la sur con el Mar Egeo, por lo que dispone de innumerables playas muy del estilo de las de las islas griegas, con aguas turquesas que recuerdan a las del Caribe. Todos los viajeros coinciden en que la costa turca, una de las grandes olvidadas del Mediterráneo, es un auténtico paraíso.
  • Por su gastronomía, y es que la comida turca es digna de mención en una lista de motivos para viajar allí. Fusión de cocina árabe y mediterránea, con un sabio uso de las especias, su carta de platos es enorme y variada. Aconsejables los “meze”, “dolma”, “lahmacum” o los “lokum”, no solo de “kebap” vive el turco.
  • Por su fama de hospitalarios, y es que dentro del mundo musulmán, los turcos siempre han tenido fama de recibir amablemente a los extranjeros. Desde luego el poco tiempo que he estado allí, puedo constatar que es totalmente cierto, quieren que te sientas como en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *