Tiempo para un viaje

TIEMPO PARA UN VIAJE

Por mucho tiempo que le dediquemos a un lugar, siempre nos iremos con la sensación de habernos quedado cortos. Yo creo que esa sensación es incluso buena; me gusta dejar “cosas por hacer o por ver” en un lugar, porque es la forma de obligarse a volver. Dicho esto, el tiempo que le dedicamos a cada lugar en un viaje suele ser otro quebradero de cabeza a la hora de organizar una ruta o una escapada. Creo que esto debe ser algo muy personal, ya que cada uno lleva su propio ritmo de viaje. Yo que soy un experto en condensar viajes en pocos días, os diré que mi límite para visitar una gran ciudad son 3 días. Creo que en 3 días, si se organiza bien y te das una paliza de patear y madrugar, se puede llegar a tener una impresión general del sitio en cuestión. Menos de eso sería ver un par de cosas nada más, y más de 3 días sería poder empezar a vivir bien la ciudad o el destino. Evidentemente si te vas a mover de ese lugar, debes contar también con el tiempo de desplazamiento y si vas a dedicarle horas a grandes museos, también.

 

PLANIFICAR EL VIAJE

Envidio a la gente que viaja sin billete de vuelta, sin fecha de regreso, que pueden dedicarle todo el tiempo del mundo a visitar un lugar, quedarse más tiempo si les gusta mucho o marcharse cuando estén ya saciados. Desgraciadamente no es mi caso, y sé que tampoco lo es el del 99% de viajeros, por lo que debemos incidir en algo verdaderamente importante a la hora de organizar un viaje o escapada: la planificación. Si quieres aprovechar bien el tiempo de tu viaje, hay que planificarlo, no podemos dejarnos llevar demasiado y, aunque esto nos limite un poco y le reste encanto al viaje, creo que es muy necesario aplicarlo (siempre con cierta flexibilidad evidentemente) cuando se viaja con fecha de regreso.

 

TIEMPO EN LOS TRANSPORTES

Debemos tener en cuenta el tiempo de los vuelos: si dispongo de pocos días de viaje, nunca elijo un destino que me lleve más de 3 horas de vuelo (he intento cogerlos lo más temprano posible); para una semana calculo unas 5 horas máximo (que ya es un día perdido entre ida y vuelta) y para destinos de más de 5 horas de vuelo, yo personalmente, necesito mínimo 10 días (lo de bajar de un vuelo de 12 horas y subirme a otro dos días después lo llevo muy mal, aunque haya gente que pueda soportarlo). Así como los vuelos, cualquier transporte (barco, tren, autobús) que cojamos, debemos tenerlo en cuenta para comprobar si nos vale la pena hacer ese viaje o, por el contrario, se hará enormemente estresante tanto transporte.

 

También es importante tener en cuenta la zona o zonas por las que me voy a mover y ser capaz de conseguir alojamiento cercano para evitar perder mucho tiempo en transportes largos. Si es inevitable habrá que calcular bien esos días de viaje y nuevamente mirar si compensa. Hay muchas otras cosas que se pueden hacer para economizar el tiempo de viaje: coger vuelos nocturnos (para mi, que no duermo en el avión, esto es inútil), comer de camino, dormir menos (no a todo el mundo le compensa esta opción), no pararse 5 horas en un sitio a ver la vida pasar (aunque a veces esa sensación pueda ser maravillosa y altamente recomendable), etc…

 

PLAN DE VIAJE FLEXIBLE

A lo largo de mi vida he hecho viajes de todo tipo: largos, cortos, lejos, cerca, planificados, sin planificar,… y mi experiencia me dice que SIEMPRE se aprovecha mucho más el tiempo cuando se organiza un plan flexible (que podamos cambiar en el momento). El caso es que, sea como sea, disfrutéis vuestro tiempo de viaje y que esa sensación de que “os faltaron días” sea lo menos pronunciada posible. Hay quien, como yo, disfruta pateando y no dando tregua mientras se viaja (sólo lo puedo hacer cuando viajo solo, ya que reconozco que mi ritmo es digno del mismísimo Usain Bolt), y quien necesita un viaje más tranquilo, con sus pausas, sus momentos de descanso y relax… Elije tu viaje, planifica y disfrútalo; al final nada sale como se había pensado, pero la diferencia entre llevar un plan y no llevarlo es enorme, creedme. O no me creáis, probadlo y comparad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *