Ruta por las Highlands 2 (del Lago Ness a Edimburgo)

Tercer día en Escocia. Después de un buen madrugón continuamos con nuestra particular ruta por las Highlands; dejábamos atrás Skye para dirigirnos al Lago Ness, pues queríamos llegar temprano por la mañana y así aprovechar mejor el día.

 

LAGO NESS Y CASTILLO DE URUQHART

lago ness

Llegamos al lago Ness a primera hora de la mañana y seguimos la carretera que nos llevaría hasta Drumnadrochit y el Castillo de Uruqhart.  Para todos los fans del Lago Ness, siento deciros que no es para tanto y que, después de ver la infinidad de preciosos lagos que habíamos visto los dos días anteriores, con sus idílicos paisajes, el Lago Ness nos pareció el peor de todos. Es verdad que es el lago más grande del país (37 kilómetros de largo) pero ni de cerca el más espectacular; además su forma y su tamaño hacen que sea un corredor de viento, por lo que es muy difícil ver sus aguas en calma, con lo que el paisaje no se refleja en ellas (al contrario que en muchos de los lagos que os encontraréis por el resto del país y que hacen esa vista mucho más impresionante). Si sois de los que os gusta hacer excursiones para buscar a Nessie, Drumnadrochit  es vuestro lugar, tienen un merchandising alrededor de la mitológica criatura que ya quisiera Disney.

Lago Ness aparte, merece mucho la pena visitar el Castillo de Uruqhart, que aunque su estado de conservación no es el mejor del mundo (sólo uno de los muros del castillo y media torre del ala norte siguen en pie), su emplazamiento a orillas del lago y lo cuidado del lugar, hacen que sea una visita verdaderamente idílica. Desde aquí las vistas del lago son de lo mejorcito si el día está medianamente despejado.

castillo uruqhart

castillo uruqhart

CAMPO DE BATALLA DE CULLODEN

Seguimos la carretera del Lago Ness hacia el norte, hacia Inverness, para dirigirnos a una visita histórica “diferente”. Queríamos ver el famosísimo campo de batalla de Culloden, donde fue derrotado Carlos Eduardo Estuardo y su causa jacobita. Alrededor del campo se ha montado un centro de visitantes muy completo donde se recrea la historia de esta importantísima batalla para el pueblo escocés: los clanes que lucharon, cómo se organizaron las tropas, cómo se desarrolló la batalla (incluso con una sala virtual donde se recrea parte del enfrentamiento), la importancia de esta contienda, visita al terreno real donde murieron miles de escoceses e ingleses, etc… Sin duda una visita que nos marcó enormemente y que recomiendo a todo el que esté por la zona, pues como ya he comentado, esta batalla fue de importancia capital y marcó el final de la cultura de clanes de las Highlands.

culloden culloden culloden culloden

BRICONSEJO: haz el recorrido con la audioguía, que te servirá para situarte en el momento histórico y te dará una visión más amplia de esta interesante parte de la historia de Escocia. Recomiendo recorrerse todo el campo de batalla, que sigue exactamente igual que en 1746.

 

CAWDOR CASTLE

Con el cuerpo medio revuelto de las sensaciones que nos supuso la visita a Culloden, nos dirigimos un poquito más hacia el norte, hacia Cawdor, una pequeña localidad donde encontramos el mejor sitio para comer del mundo: Cawdor Tabern. Un restaurante estilo británico con una carta y unos precios verdaderamente apetecibles.

 

BRICONSEJO: a todo el que esté por la zona norte del lago Ness, les recomiendo comida o cena en Cawdor Tabern; no os defraudará. Como anécdota decir que dispone de una carta de más de 100 whiskys diferentes.

cawdor castle

Como íbamos muy bien de tiempo y esta noche teníamos reserva para pasarla en Inverness, decidimos ir a visitar Cawdor Castle. Un castillo del s.XIV excelentemente conservado, en el que todavía habitaba, por meses del año, la familia propietaria: los barones de Cawdor (el legendario MacBeth fue uno de ellos).

cawdor castle

INVERNESS

Después de empaparnos de la historia de Escocia por los cuatro costados, llegamos a Inverness con la intención de pasar el resto de la tarde y la noche. Primero nos instalamos en el que fue nuestro mejor alojamiento de todo el viaje: Invernevis Bed and Breakfast, la casa de una pintora que nos trató como si fuéramos sus hijos. Excepcional trato, excepcional alojamiento, altamente recomendable.

De allí bajamos andando al centro, a patear un poco la ciudad. Inverness es la capital de las tierras altas y, sin ser una gran ciudad, es más urbana que la mayoría de pueblitos que te encontrarás por las Highlands. No tiene mucho que visitar, exceptuando las vistas desde la torre de su castillo y pasear por la orilla del río Ness, pero sin duda es un lugar agradable y el mejor sitio para pernoctar si estás por esta zona tan al norte.

inverness

BRICONSEJO: el castillo de Inverness está cerrado al público, pues funciona a día de hoy como juzgado, pero se puede subir a una de sus torres por 5 libras, a contemplar las maravillosas vistas.

inverness

SAINT ANDREWS

Tras dormir y desayunar como reyes en nuestro alojamiento de Inverness, pusimos nuevamente rumbo al sur, hacia Edimburgo. Atravesamos la carretera del parque nacional de Cairngorms y continuamos sin hacer muchas paradas hacia Perth. Llegados aquí, como aún era temprano, en vez de seguir recto hacia Edimburgo, nos desviamos hacia la costa este, para ver la famosa localidad de Saint Andrews, la cuna del golf.

Saint Andrews es una ciudad universitaria (tiene la Universidad más antigua de Escocia), muy animada y con un toque de clase alta bastante sobresaliente. Se nota que es sitio de pasta. El mayor atractivo de Saint Andrews es su catedral, que aunque en su día fue la más grande de Escocia, está en ruinas desde el s.XVI. Sin embargo, la visita de esas ruinas, mezcladas con el camposanto que cobijan, fue sin dudarlo una de mis visitas favoritas de este viaje. Merece la pena venir hasta aquí sólo por verlas.

saint andrews

BRICONSEJO: visitar las ruinas y el cementerio de la catedral de Saint Andrews es gratuito; sólo se paga por bajar a las catacumbas a visitar las reliquias de San Andrés y el museo. Desde mi punto de vista, no merece la pena pagar la entrada; lo mejor está en la superficie.

saint andrews

Como a 300 metros del terreno que ocuparía la catedral, tenemos las ruinas del castillo de Saint Andrews. El castillo es pequeño y se puede ver perfectamente desde fuera así que si os queréis ahorrar la entrada, basta con acercarse a la playa para poder darle una visual.

saint andrews

ROSSLYN

Después de maravillarnos con las ruinas de la Catedral de Saint Andrews (vuelvo a recomendarlas), ya podíamos por fin ir a Edimburgo, pero todavía nos quedaba una parada más antes de devolver el bólido: Rosslyn Chappel. Rosslyn es un pequeño templo del s.XV en perfecto estado de conservación, con una decoración interior abrumadora y cuya visita no os podéis perder (es fácil venir aquí desde Edimburgo). Su arquitectura gótica es digna de admirar y son tantas las leyendas que giran entorno a esta iglesia y la masonería, los templarios, los sucesos paranormales y demás historias, que Dan Brown decidió que este fuera el escenario final para su famosa novela El Código Da Vinci.

Rosslyn

BRICONSEJO: puedes divertirte intentando encontrar el “ángel caído”, una curiosa figura boca abajo, atado con una soga que ha sido vinculado a la masonería. No dejes de bajar a la cripta de Rosslyn.

Rosslyn

De Rosslyn a Edimburgo sólo teníamos 10 kilómetros, así que fuimos a devolver el coche al aeropuerto, y de allí en taxi hasta nuestro alojamiento en la ciudad (un pelín alejado del centro). Pero de eso hablaremos en la siguiente entrada.

 

 

Continúa en: datos prácticos sobre Edimburgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *