Día 9: “un lugar donde desaparecer”

Hoy se cumplía exactamente una semana de mi llegada a India. Nuestro plan era abandonar Jaipur a primera hora de la mañana, coger un bus que nos llevase a Ajmer y de allí otro a Pushkar, nuestro destino. Lo que debía ser un viaje de 1 hora y media aproximadamente se convirtió en un viaje de 4 horas (así es la India, nunca se puede planificar nada). Al llegar a Ajmer, después de esperar otra hora más por un autobús hacia Pushkar que nunca daba llegado y viendo cómo se mataban unos a otros por subirse a los autobuses que iban partiendo, decidimos negociar con un rickshaw para que nos llevase a los 4 a Pushkar, atravesando la montaña por la “carretera de la serpiente”. ¿Qué porqué la llaman así?, creo que si miráis un trocito del video del viaje podéis llegar a entenderlo:

 

PUSHKAR

Ahí fuimos los 4 encaramados al poco espacio que teníamos en el rickshaw durante casi 40 minutos de trayecto por la serpenteante carretera y con los Camela indios sonando a todo trapo. Por fin llegamos a Pushkar, preguntamos en varios hoteles y finalmente nos quedamos con una habitación en el Mamma Luna, un hotelito con unas vistas y un restaurante increíble por el irrisorio precio al cambio de 3€ la habitación. En las fotos podés ver su impresionante restaurante y las vistas de su terraza.

Pushkar

Pese a que es uno de los puntos de concentración mochilero, Pushkar me pareció un remanso de tranquilidad dentro de la bulliciosidad de la India, un lugar donde no me importaría desaparecer por un largo período de tiempo. El típico lugar en el que me refugiaría si no quisiera que nadie me encontrase (si algún día desaparezco ya sabéis dónde buscarme). Aquí se mezclan viajeros, chamanes, hippies de todas partes del mundo, peregrinos y sacerdotes (es una de las paradas en la ruta sagrada de la India). Se distribuye alrededor de un lago sagrado y es el último oasis antes del desierto del Thar. Pese a ser un remanso de paz, también dispone de un animado mercado donde se puede comprar de todo a cualquier precio (en la próxima entrada hablaremos sobre “el arte del regateo”); incluso compra al por mayor. Y en noviembre, la “Feria del Camello” más grande del mundo, con vendedores que vienen de todas partes del planeta a vender sus animales (realizan carreras por el desierto y actividades variadas en este evento del que pude disfrutar en su primer día).

desierto del Thar

Pushkar recuerda al típico pueblo blanco ibicenco, no tiene mucho que ver, casi lo único son sus ghats (escaleras a la orilla de un rio o lago sagrado), así que lo poco que se puede hacer aquí es pasear, curiosear por sus callejuelas y disfrutar del ambiente. Las panorámicas del pueblo desde las colinas colindantes también valen la pena si disfrutas de las caminatas campestres.

ghats ghats

BRICONSEJO: en algunos ghats te cobrarán por bajar, ya que estarán realizando algún tipo de ritual religioso. Si quieres verlo sin pagar, busca alguna terraza de restaurante o vete a la zona del puente, desde donde tendrás unas vistas increíbles del pueblo.

Después de recorrernos el pueblo dando la vuelta al lago, nos fuimos a cenar a un precioso restaurante llamado “Out Of The Blue”, donde Ricky cometió el fatal error de pedirse un “Bhang Lassi”. A pesar de que se lo pidió “soft”, en una hora estaba pálido, como si estuviese viendo a la mismísima muerte de frente, no hablaba, sudaba frío, así que decidimos llevarlo de vuelta al hotel y aprovechar para descansar de la paliza del viaje, mientras al “pequeño yonki” se le pasaba el colocón.

Bhang Lassi

BRICONSEJO: el lassi es, junto con el masala chai, la bebida típica de la India; es una especie de batido líquido a base de yogur que puede llevar frutas, especias o hierbas, y se toma ligeramente frío. Hay infinitos y deliciosos sabores de lassi (recomiendo probar todos los que se puedan), sin embargo, existe uno llamado “bhang lassi” que se hace con un derivado del cannabis (legal en algunas partes de India), y ese, no es que sea muy recomendable, aunque para gustos…

 

 

Continúa en: día 10, “el arte de regatear”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *