Inglaterra

Inglaterra, o como les llamaría más de uno que me sé yo, “los raritos de Europa”. Reconozco que, de primeras, no es un país que me atraiga enormemente, aunque sin duda, tiene mil millones de cosas por ver y admirar. Me refiero a que siempre lo he ido bajando en mi lista de destinos prioritarios, en favor de otros lugares; y no porque no merezca la visita, simplemente es que siempre me llamaba más la atención otro tipo de viajes. Sin embargo, no podemos negar que este sea un viaje poco apetecible, empezando por el extraño carácter inglés; puede que su condición de isleños lo haya forjado a lo largo de los siglos. Los ingleses en general, son muy suyos, orgullosos de su país, su monarquía y su historia, y no es para menos: la antigua potencia colonial fue capital en el desarrollo de la civilización desde bien comenzada la Edad Moderna. No sienten mucho apego a Europa (ahí tenéis el Brexit) y el hecho de sentirse únicos en el continente, les da cierto aire prepotente, pero interesante para el viajero, ya que sus costumbres son bastante diferentes a las nuestras.

 

No debemos olvidar tampoco, que la historia de Inglaterra (o del Imperio Británico), firmemente ligada a la de sus colonias, ha sido muy intensa, y los vestigios de la misma se reparten a lo largo y ancho del país. Tampoco podemos pasar por aquí sin mencionar la iglesia; los anglicanos ingleses rápidamente quisieron separarse del catolicismo imperante en Europa, otra faceta más que siempre ha marcado la diferencia y la cultura inglesa. También fue el primer país moderno; aquí nació la Revolución Industrial, con todo lo que eso conlleva, lo que mantuvo a Inglaterra a la vanguardia de las potencias mundiales durante los dos últimos siglos. Así pues, las posibilidades de visitas y asombro para el turista, se multiplican a lo poco que uno comience a adentrarse y a investigar en el territorio inglés. Es, por lo tanto, un viaje más que recomendable y la experiencia valdrá mucho la pena si se aprovecha bien.

 

Seguramente uno de los viajes que más gente haya hecho en Inglaterra sea la visita a Londres. No debemos olvidar que muchos la consideran la ciudad más vanguardista de Europa y su oferta turística y cultural es interminable. En la sección “mis aventuras” podréis encontrar alguna entrada sobre Inglaterra, especialmente la de “cómo visitar Londres en 3 días”. Pero no sólo de Londres vive el reino, así que aquí os dejo mi lista de 10 motivos para visitar Inglaterra. ¿Y tú? ¿Cuáles son los tuyos? Si añadirías alguno más házmelo saber en los comentarios:

 

10 RAZONES PARA VIAJAR A INGLATERRA

  • Los ingleses son diferentes al resto de los europeos. Como he mencionado antes, su carácter isleño y su historia, ha marcado la diferencia entre Inglaterra y el resto de Europa, y eso se nota en sus costumbres y su forma de vida. Así que en Inglaterra habrá muchas cosas que te resulten familiares y extrañas a la vez (el té, la puntualidad inglesa, la educación en las formas, el estilo inglés…).
  • Por Londres. Considerada por muchos la capital de Europa (yo discrepo en esto), el Nueva York de los europeos. Sin duda es una ciudad impresionante que no deja indiferente a ningún viajero. Imposible aburrirse con semejante oferta cultural y turística. ¿Hace falta nombrar todo lo que hay que ver en Londres? El que no haya ido, está tardando. Aquí os dejo la guía para ver Londres en 3 días.
  • Por el Stonehenge, el famoso monumento megalítico que nadie sabe cómo ni porqué se construyó (aunque hay bastantes especulaciones al respecto). Sin duda, uno de los lugares que más misterio despiertan en el mundo. Y, sintiéndolo mucho, no puedo mencionar Stonehenge y no poner uno de mis videos favoritos: el famoso dúo cómico noruego Ylvis (si no los conocéis, disfrutadlo, porque no tienen desperdicio).

  • Por el . Herencia de tantos años de colonialismo, el afternoon té, con sus pastas, es sin duda una de las tradiciones inglesas más arraigadas y apetecibles de disfrutar. La repostería inglesa para acompañar la hora del té es famosa en el mundo entero (no podemos decir lo mismo de la comida).
  • Por el resurgir de las ciudades del norte. El antiguo cinturón industrial inglés: Liverpool, Manchester, Sheffield y Leeds. Ciudades que habían sido punta de lanza de la industrialización decimonónica, están empezando a resurgir de sus cenizas y modernizándose a pasos agigantados, hasta el punto de que, unidas, comienzan a hacerle sombra a Londres.
  • Por la campiña inglesa, a la que se puede llegar fácilmente desde cualquier ciudad del país. Para la mayoría de los británicos, la esencia pura del país está en la campiña. Casas tradicionales (cottages) y paisajes idílicos, iglesias, bosques, caminos, castillos y casas señoriales. Quizás, una de las zonas más desconocidas para el turista y a la que mayor valor dan los propios ingleses.
  • Por la herencia literaria: Shakespeare, Dickens, Jane Austen, Oscar Wilde, Rowling, Orwell, Tolkien, H.G.Wells, Conan Doyle, Agatha Christie, Ken Follet, … y podríamos estar así todo el día.
  • Por los pubs. Y es que los ingleses son pioneros en la idea de estos establecimientos. Herederos de las tabernas, en los pubs ingleses podemos beber, comer, escuchar música, reunirnos con nuestros amigos… una auténtica cultura hostelera que han exportado al resto del mundo.
  • Por Oxford y Cambridge. Las dos ciudades universitarias por antonomasia de Europa. Fueron, en su época, centros del saber universal y a día de hoy, todavía siguen conservando su fama y rivalidad.
  • Por la música. Si hablando de literatura la lista apabulla, hablando de música: Pink Floyd, U2, David Bowie, Oasis, Coldplay, Elthon John, Sting, Eric Clapton, The Beatles, Queen, Adele, Rolling Stones, Jimmy Page, Joe Cocker, Led Zeppeling, Police, Depeche Mode, The Who, … creo que queda claro quien manda aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *